GESTION ENERGETICA OFICINAS

17El objetivo de la gestión energética es adecuar los consumos a las necesidades (intensidad y horarios) y optimizar el funcionamiento de los equipos y realizar a lo largo del tiempo el seguimiento para verificar que no se producen derivas.

 

 

 

Sin gestión energética:

  • Luces encendidas fuera horarios.
  • Detectores presencia o luz natural inexistentes o inoperativos.
  • Ventanas y puertas abiertas. Infiltraciones.
  • Sistemas de distribución de clima 24h.
  • Producción de clima en puntos de trabajo ineficientes.
  • Máquinas y equipos en marcha sin necesidad productiva.
  • Gestión sistemas informáticos deficiente.

MEDIDAS DE GESTIÓN ENERGÉTICA

Medidas de control, gestión y uso de la energía son indispensables para conocer la situación, su evolución y si se alcanzan los objetivos marcados. Deben realizarse actuaciones dirigidas a:

Optimización de la contratación energética.

  • Parámetros de funcionamiento óptimos para adecuar los consumos a los usos reales.
  • Formación y concienciación a los usuarios (máquinas, ordenadores, luces, …).
  • Medidas organizativas para reducir las necesidades (horarias de limpieza, agrupación de actividades por horarios).
  • Instalación de equipos de control y gestión.
  • Supervisión i detección del correcto funcionamiento. Monitorización.

 IMPLANTACION DE LA GESTIÓN ENERGETICA

Es necesario establecer objetivos, mecanismos y procedimientos para el control y seguimiento de las medidas de ahorro y los consumos energéticos. La implementación de la gestión energética puede realizarse con:

  • Gestión interna.
  • Asesoramiento externo con consultoría –auditoría.
  • Garantía de ahorros –ESE en gestión energética.

Respecto a la realización con gestión interna o externa hay que tomar en consideración los siguientes aspectos:

  • Disponibilidad de recursos necesarios y dificultad para capitalizar los ahorros hacía nuevas medidas.
  • Priorización adecuada de la gestión energética (voluntarismo).
  • Adquisición de nuevos conocimientos para la gestión energética.
  • Elevados recursos para el aprendizaje de las estrategias efectivas (prueba y error).
  • La elevada complejidad de los sistemas técnicos limitan la aplicación de la gestión energética.
  • Desconfianza en el cumplimiento de los objetivos de ahorro.

 LA COMPLEJIDAD DE LOS SISTEMAS TÉCNICOS Y DE GESTIÓN REQUIEREN DE CONOCIMIENTOS EXPERTOS Y ESPECIALIZADOS.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *